Lenguaje poético


El material expresivo de la literatura es la palabra, la cual está cargada de significado pero carece de corporeidad. Nuestra tarea es, entonces, darle consistencia: que la podamos mirar, tocar, morder como a un delicioso fruto. Y esta labor está encomendada a las figuras de lenguaje. No creo que sea tan importante conocer sus nombres y clasificaciones, sino el gozo de capturarlas al leer o escribir, como podemos ver en los siguientes ejemplos:

“Las palabras son islas/ fabulosas, dispersas/ en el mar del silencio…”
“El hombre es un precipicio/ a cuyos bordes se acerca/ la muerte con un puñado/ de palabras como piedras…”
(Orlando González Esteva)

“Toda hecha de ausencias tu presencia.”
“Estar juntos se apoya/ en nuestras soledades.”
“Hoy tenemos cuerpos de hacer más alma.”
“El abrazo que pone en libertad a lo abrazado.”
(Ulalume González de León)

“Cuchara, / cuenca / de / la más antigua / mano del hombre…” (Pablo Neruda)

“Pulgar, diente flojo de un caballo. / Gallo para sus gallinas. / Cuerno de un diablo. Gordo gusano / que han atado a mi carne…” (Charles Simic)

¿Alguna de las construcciones anteriores te gustó, o sorprendió?

Cuando las palabras dan en el blanco a través de las figuras de lenguaje, los objetos más comunes, las situaciones más triviales se muestran en toda su complejidad. Esto nos lleva a considerar al lenguaje poético no sólo como un adorno, sino como el hueso, el nervio y el alma de la expresión. Esto no quiere decir que los poemas y cuentos  deban estar sobrecargados con figuras de lenguaje. En el hilo del discurso poético se equilibran con ideas y hechos que se narran.

Para degustar: Demos un giro a las siguientes palabras “comunes” relacionándolas con alguna otra palabra alejada de su campo semántico, a semejanza de lo que hizo Carlos Pellicer en el siguiente poema:

Estudio

Esta fuente no es más que el varillaje
de la sombrilla
que hizo andrajos el viento.
Estas flores no son más que un poco de agua
llena de confeti.
Esa nube es mi camisa
que se llevó el viento.
Esa ventana es un agujero
discreto o indiscreto.
¿El viento? Acaba de pasar un tren
con demasiados pasajeros…

Para juglar:

Este árbol es

Esta escoba es

El mediodía es

¿Aquella mosca? Es

5 Comments on “Lenguaje poético

  1. Este árbol es lo que surgió de esa semilla de amistad plantada un día de invierno.

    Esta escoba es el olvido de la memoria que se lleva las heridas del tiempo.

    El mediodía es el momento en que desaparecen las sombras, pero permanecen los amigos.

    ¿Aquella mosca? Es el zumbido de mi conciencia que no me permite olvidarte ni un momento.

  2. Este árbol es el nido de la esperanza.
    Esta escoba es el aliento que renueva
    El mediodía es el clímax de la entrega enamorada.
    ¿Aquella mosca? Es el reto que se vence cuando todo de nuevo se recrea.

  3. Ese árbol no es otra cosa que mi lápiz que un día echó raíces.

    ¿Aquella mosca? un lunar que alguien besó y le salieron alas.

    Qué hermosas tus figuras Zilniya, y Yolanda, te quedó un cuarteto con rima y todo!! =D

  4. Amor a mi SER

    Esa luz es su mirada,
    es luz difuminada;
    en la belleza de sus palabras,
    en la fuerza de su alma,
    y su sonrisa el magnetismo,
    como un imán que me atrae
    con locura y en su corazón
    me encierra, como en una
    jaula me he quedado
    sin resistecia alguna,
    perdidamente enamorada …

  5. Este árbol es una mujer que duerme y sueña con los cabellos esparcidos
    sobre una almohada celeste.
    Esta escoba es el rastrillo del pajar
    que encontró la aguja.
    El mediodía es la luz de los ojos
    del que mira con atención
    ¿Aquella mosca? Es el insistente recuerdo del pasado.

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: